rightUna presentación de quiebra es un golpe devastador para su puntaje crediticio y para su puntaje FICO (modelo de Fair Isaac and Company), pero no significa que tenga que esperar diez años antes de poder acceder a una hipoteca. Muchos consumidores que se han presentado en quiebra han podido obtener una hipoteca, si bien con frecuencia a una tasa más alta que alguien que reúne las condiciones para un préstamo de primer orden o un préstamo conforme ("A-paper" loan).

Si bien es posible que las empresas de tarjetas de crédito se preocupen por lo que haya pasado antes de que se presentara en quiebra, muchos prestamistas hipotecarios están más interesados en su recuperación, es decir, en lo que ha hecho desde que se presentó en quiebra. No va a suceder de un día para el otro, pero las siguientes son algunas sugerencias y recomendaciones para que tenga en cuenta al averiguar por una hipoteca si tiene un pasado crediticio empañado:

Dé explicaciones. Ningún prestamista hipotecario va a ignorar el hecho de que usted se haya presentado en quiebra y querrá conocer la causa de la presentación. El prestamista estará particularmente interesado en saber si la situación podría repetirse. Tiene muchas más posibilidades de poder acceder al préstamo si la quiebra se produjo a causa de un sólo acontecimiento, como la pérdida del empleo o un fallecimiento en la familia, que si fue el resultado “simplemente de gastar demasiado”.

Si la quiebra fue causada por un sólo acontecimiento, es importante mostrarle al prestamista documentos que describan el incidente, como el aviso de despido o el certificado de defunción. También es conveniente que presente documentos judiciales que indiquen cuándo se realizó la presentación de quiebra.

Demuestre que ahora tiene buenos hábitos con respecto al dinero. Muchas personas que se presentan en quiebra juran abandonar el crédito por completo; sin embargo, es importante que usted restablezca su calificación crediticia. Solicite una tarjeta de crédito asegurada o algún tipo de préstamo (para la compra de muebles, un automóvil o un electrodoméstico importante) con el propósito de demostrar que es capaz de pagar puntualmente. Asegúrese también de hacer puntualmente los otros pagos (facturas de servicios públicos, del teléfono celular, etc.). No va a cambiar las cosas por completo en un año, pero su puntaje crediticio mejorará con el tiempo.

Objete cualquier error en el informe de crédito. No hay necesidad de empeorar su historial crediticio, ya complicado, con errores en el informe de crédito. Solicite una copia de su informe de crédito a cada una de las tres agencias de informes de crédito principales, es decir, Equifax (http://www.equifax.com), Experian (http://www.experian.com) y TransUnion (http://www.tuc.com). Si detecta cualquier error, informe por escrito a la Agencia de informes de crédito (Credit Reporting Agency, CRA) qué información cree que es inexacta, y solicite su eliminación o corrección.left

Salga a buscar un prestamista. Existen muchas fuentes de préstamo alternativas (a las que también se conoce como prestamistas B y C o prestamistas de segundo orden) que ofrecen financiamiento hipotecario a personas con un historial de crédito deteriorado, a quienes se considera como prestatarios de “alto riesgo”. Este tipo de prestamista reduce su riesgo al conceder préstamos cobrándoles a los prestatarios una tasa de interés más alta y, a veces, cargos adicionales. De hecho, muchos prestamistas tienen programas de préstamo de “recuperación” para personas que se están restableciendo de una quiebra; a menudo, incluyen informes de crédito, remisión para asesoría crediticia y educación al consumidor. Asimismo, puede ser conveniente pedir asesoramiento a un corredor hipotecario de confianza que pueda analizar su situación e informarle qué opciones existen.

Ahorre dinero. Es posible que un prestamista esté más dispuesto a prestarle dinero si usted ha ahorrado una cantidad considerable para hacer el pago inicial.

Viva dentro de sus posibilidades. Ni siquiera los prestamistas de segundo orden se arriesgarán a prestarle dinero para una opulenta mansión ubicada frente al mar. Piense en comprar algo pequeño cuando llegue el momento de buscar una casa. Una casa más pequeña con frecuencia significa una hipoteca más pequeña.

 


English Spanish